Agricultores en Yuma hacen más con menos

YUMA, Ariz. – Mientras que Arizona enfrenta una sequía de 15 años, los agricultores están aprendiendo nuevas técnicas de riego que reducen el consumo de agua y producen mas cultivos.

Agricultores en la ciudad de Yuma, la cual es reconocida como la capital de la lechuga en el país, están implementando una técnica de riego por goteo para aumentar su producción por un 30 por ciento.

Steven Alameda, dueño de Top Flavor Farms, dice que el agua es el elemento más necesario para los agricultores en el desierto.

“Necesitamos el agua para producir vegetales, algodón y frutas. Estamos produciendo cultivos de alto valor y lo estamos haciendo de manera eficiente que beneficia a todo el país,” dice Alameda.

Yuma es responsable por el consumo de 90 por ciento de los productos en EE.UU. Para poder producir esa cantidad, están utilizando un diferente método para sus cosechas. Utilizan rociadores para controlar la cantidad de agua que entra en sus cultivos, luego nivelan el campo en una técnica láser antes de sembrar. Por ultimo experimentan con riego por goteo y esto asegura que el agua llegue directamente al cultivo.

Matt McGuire, gerente de JV Farms, explica la eficacia de la tierra en Yuma.

“Toda nuestra tierra es plana asi como una tina de baño, no tiene salida. Así que cualquier cosa que ponemos en el suelo permanece en el suelo. Todos los estudios han demostrado que somos eficaz, y  lo que hemos hecho en los últimos años es aumentar la producción con la misma cantidad de agua,” dice McGuire.

De acuerdo a los agricultores en Yuma, últimamente han estado usando 20 por ciento menos agua por la técnica de irrigación nueva y como resultado produciendo 35 por ciento mas cultivos.

Las nuevas técnicas han sido desarrolladas para evitar una situación en donde no hubiera agua para sembrar. Actualmente Lago Mead, que es alimentado por el Rió Colorado, esta pasando por una situación donde podría quedar seco.

“En una situación de escasez de agua otros distritos están recortando antes que nosotros. Tenemos derechos superiores a ellos y por lo general cuando hay problemas de agua nosotros somos unos de los últimos en sentirlo,” dice Alameda.

En caso de un escasez de agua Yuma sufriría tremendamente porque no hubiera agua para sembrar.

“Mientras que tengamos agua, podemos seguir produciendo, si reducimos el agua o el Río Colorado de repente comienza a secarse entonces vamos a tener que recortar los cultivos en algún lugar y eso va a implicar menos puestos de trabajo y menos dinero para esta zona,” dice McGuire.

About The Author

Related posts